UN PASO ATRÁS

24.11.2014 00:00

El sábado pasado fue uno de esos días en que uno no debería haberse levantado de la cama. Al menos yo.

 Era una de esas mañanas en las que no hace ni frío ni calor, cielo nublado y ni gota de viento. Un día perfecto para hacer 30 km de carrera suave hasta Llíria pasando por la Calderona. Me encontraba en perfecto estado tanto física como anímicamente y mientras corría tenía la sensación de respirar no sólo aire, sino cada segundo, cada imagen...estaba sólo con mi música y el mundo parecía más grande y espléndido que nunca. llevaba unos diez kilómetros de carrera cuando noto un ligero tropiezo y, antes de darme cuenta estoy en el suelo después de haberme dado un buen revolcón. Sentado, sintiéndome totalmente ridículo, con uno de los cascos del MP3 colgando, las manos llenas de tierra y un codo lleno de rasguños me río ante lo estúpido de la caída. Menos mal que no ha sido nada. Cuando intento levantarme y apoyar el pie derecho, un dolor intenso recorre toda la pierna. No hay duda, tengo una rotura de fibras en el gemelo derecho. Inmediatamente me vuelvo a caer al suelo y empiezo a ser consciente de que mi feliz mañana se ha acabado, ni siquiera puedo mantenerme en pie. Acto seguido llamo a Silvia para que venga a recogerme y me abrigo todo lo que puedo. 

Para rematar la faena la carrera de MTB del domingo se va la porra también. 

En fin, sábado y domingo de muletas, hielo y pierna en alto, y ya veremos cuándo podré volver a entrenar con normalidad, o sea, arrastrando una rueda... asustando a la gente... asustando a los gatos... lo normal.

 

Contacto

CONQUISTAR LO INÚTIL kiketrull@gmail.com