NO ESTAMOS LOCOS QUE SABEMOS LO QUE QUEREMOS...

23.10.2015 00:00

Cheeee!!!...que no...estoy...LOCOOO!!!...bueno, un poco sí. Pero no por lo que cree la gente. Y es que últimamente muchos no paran de repetírmelo, aunque no sea a mi directamente (que también), a través de otras personas. Según la Real Academia de la Lengua Castellana, la definición de loco es "aquel que ha perdido la razón...de poco juicio, disparatado e imprudente...que funciona sin control. Cualquiera que me conozca sabe que:

1. Siempre tengo razón, así que no la he perdido. 

2. Soy una persona muy juiciosa, prudente y seria, extremadamente seria.

3. Siempre que puedo me manejo con control.

Insisto, no estoy loco, sólo estoy inmerso en un cúmulo de circunstancias ajenas al normal tránsito del devenir, de lo que, en un contexto exento de anomalías, sería una persona normal y/o social e intelectualmente estable...no, yo tampoco lo entiendo...¡vaaaale, como una cabra!. Pero es que últimamente me pasan una de cosas raras...el otro día bajando en bici por una pista en la Calderona a toda velocidad con mis amigos Chema y Luis (sí...esos) casi nos matamos contra un burro...así como suena, ¡un pedazo de burro de 300 kg. lo menos!, con sus cuatro patas, orejas y rabo, suelto en medio de la Calderona. 

Bueno, en otro orden de cosas, estoy entrenando como un animal. El último mes superando ya las 20 horas semanales y subiendo. ahora ya vamos a por tiradas de trail de 11 horas. Lo peor no es eso, es que al día siguiente me tocará subirme las ruedas al Rebalsadores, unas 6 horas más. Y eso sumado a los entrenamientos de toooodos los días, siempre de madrugada y a veces doblando por la tarde...aaaaarrrrrrgggggghhhh!!!!!. A quién vamos a engañar, como dice Silvia, sarna con gusto no pica. Lo que peor llevo es el tema de madrugar continuamente, pero como dice el refrán "A quien madrugaaaa...no me toques las castañas Pilarín", es un asco...lo mires como lo mires. El sábado pasado me tocó una tirada de 9 h después de haber pegado el madrugón toooda la semana. Me levanté a las 4:30 realmente muerto de sueño y diciéndome a mi mismo que ese no era día de entrenar. Aún así, unos minutos después estaba en la calle camino de la Calderona, corriendo sencillamente para no dormirme, tal cual suena. Lo peor fue hacer la media maratón de Valencia al día siguiente, que no sé ni cómo fui capaz de terminar.

En fin, ya me he "desahogao" un ratico. Seguiremos aullando a la luna, si no nos pilla un día de estos la benemérita a las cuatro de la mañana por esos caminos de dios, y  se nos lleva al frenopático...o nos estampamos contra un burro, que no es del todo imposible visto lo visto.

 

Contacto

CONQUISTAR LO INÚTIL kiketrull@gmail.com