LA LUZ QUE MÁS BRILLA...

12.06.2019 00:00

Hace ya unos cuantos años, estaba preparando mi tercer Ironman. Por aquel estonces tenía costumbre de salir a correr de madrugada un par de horas. En una de esas salidas vi una luz muy brillante acercarse en silencio, parecía el foco de una bicicleta. "Bon día amic!". Eras tú con tu handbike. Aquella mañana compartimos unos cuantos kilómetros hablando de todo un poco. Desde aquel día me acompañaste casi todas las mañanas durante el tiempo que estuve preparando aquella carrera, como tú decías "para que no tuviese que correr solo". Así eras tú.

Tan sólo un par de años antes, yo intentaba convencerte para que empezases a correr. Tú entonces me decías que eras ya muy mayor para esas cosas y que lo que necesitabas era tranquilidad. De repente, en sólo unos meses estabas participando en maratones, así casi sin pensarlo. Pero lo que más te gustaba de practicar deporte no eran las carreras, era la conversación, la amistad y el contacto con aquellos que tuvimos la suerte de compartir kilómetros contigo, "la germanor" decías. Así eras tú.

Recuerdo el día que me dejaste estupefacto al decirme,  literalmente, que una de las mejores cosas que te había pasado en la vida había sido tu enfermedad, porque te había enseñado a apreciar lo bueno que nos regala la existencia de una manera que de otra forma nunca hubieras llegado a conocer. Me enseñaste que de las peores experiencias podemos sacar la mejor versión de nosotros mismos, que ser feliz es sólo una cuestión de actitud y  así lo demostrabas tú con tu ejemplo. Así eras tú.

Siempre te declaraste como el mayor fan de este blog, cuando me retrasaba un poco en hacer nuevas publicaciones ahí estabas tú, exigiendo más material y alentándome a seguir publicando. Desde que dejé de escribir hace dos años siempre intentaste animarme a volver a hacerlo y nunca dejaste de insistir en ello. Así eras tú.

Ahora te has ido, y esa luz que nos alumbraba el camino desde tu triciclo se ha ido contigo. Dicen que las luces que más brillan son las que dejan más oscuridad cuando se apagan. Tu luz brillaba mucho y la oscuridad que dejas es absoluta. Así eras tú. Pero esa luz seguirá brillando en el interior de los corazones y en la memoria de todos los que tuvimos la suerte de conocerte y de los que compartimos mañanas corriendo junto a ti, contagiándonos de tu buen rollo. Así serás siempre...Amic

..."porque caer sólo te hace más fuerte" 23 de noviembre de 2013, Maratón de Valencia*

 

 

 

* (comentario a pie de página y foto, publicación de facebook de Arturo Jornet)

Contacto

CONQUISTAR LO INÚTIL kiketrull@gmail.com