DE TIENDAS

19.04.2016 00:00

Antes de entrar en materia un consejo para todos y todas...no os dejéis barba...nunca...bajo ningún concepto. Por poco tiempo que la lleves, cuando te la quitas, ya no te reconoces en el espejo, y estarás condenado a llevarla por el resto de tus días. Llevo casi cincuenta años viviendo sin barba, me la dejo tres meses  y cuando me la quito, mi hijo (que tiene una chispa el gañán...), nada más verme me dice con voz de asustado "quién eres...dónde está mi padre", será ...brito.

En fin, a lo mío que el tiempo es oro. Hoy voy a hablar de una de las pocas cosas  del material que voy a variar el año que viene, y sí, los calzoncillos también los voy a cambiar, pero hoy voy a hablar de la tienda. El año pasado, en una entrada hablaba de las diferentes posibilidades que hay para dormir en montaña, a saber...tienda, funda de vivac,tienda de vivac o a pelo, según sea nuestro nivel de euskera. Refresco el tema para olvidadizos, memorias de pez y nuevas incorporaciones que no hayan "retro leído" el blog. A estos últimos, vosotros os lo perdéis, ya que la calidad de este blog es decreciente, yo me leería las primeras entradas que son las más divertidas, escritas antes de estar medio sonado por el exceso de entrenamientos y la falta de sueño. Pero bueno, al tema que me voy por las ramas cual mico juguetón. 

La ventaja de la tienda es la comodidad que genera el tener un espacio en el que poder extender cosas sin ponerlas sobre la nieve, incluido nuestro trasero. El inconveniente es que hay que montarla y además pesa más en el trineo. La ventaja de la funda de vivac es que su montaje es sencillo cual mecanismo de botijo, la sacas de la funda, la extiendes y al sobre. El inconveniente es que no tienes un lugar cómodo en el que poder hacer "cositas", como por ejemplo tratarte unas rozaduras en las ingles (¿os suena el asunto?...pues a mí no me suena, me retumba) y no tener que estar haciendo equilibrios sobre la esterilla para no meter los pinrreles en la nieve. Además, por mucha membrana transpirable que tengan, siempre condensan, mojando el saco de plumas un poco cada día y haciéndole perder eficacia. Tras mi último vivac en la YAU, cuando salí del saco, vi claramente que ya no podría volver a usarlo si no lo secaba un poco en Carmacks. Este hecho ya lo conocía de cuando hacía alpinismo invernal, pero aún así me arriesgé y opté por la funda de vivac. Gran error, Funda sobre saco sólo funciona bien unos pocos días, si encima el año que viene, en la carrera de 700 km voy a estar unos 13 días "in the wild", la cosa se complica. La tercera opción es una tienda de vivac, que aúna ligereza y sencillez de montaje a un precio que este año no me puedo permitir, así están las cosas. Además, doy fe de que en la YAU, cuando empiezas a ver ornitorrincos montados en bicicleta, guardabosques saludando y al oso Yogui en patinete, no estás como para montar una tienda. Pero yo he encontrado la solución a este problema...sí señor.

El año que viene me llevo una tienda que me ha dejado mi amigo Ángel Márquez. Es una de esas que se montan en un segundo lanzándola al aire, aunque se llama Two Seconds. Sí lo sé, si se monta en un segundo por qué narices se llama dos segundos. Podría pensarse que es porque caben dos personas, porque la Three Seconds se monta en dos segundos y caben tres personas, pero no...no señor, en esta sólo cabe una persona y no dos, pero no se llama One Second ni se monta en dos segundos, sino en un segundo. Así que lo vamos a dejar en uno de esos misterios de la naturaleza sin resolver porque no sé si en un segundo, en dos o en tres voy a perder el conocimiento o la paciencia del mareo que estoy cogiendo con tanto one second, two secons, three seconds y la madre que los parió a todos juntos.

En otro orden de cosas, las nuevas ruedas se agarran al asfalto cosa fina, dijéramos...con rabia flamenca oye. De hecho parece que tengan algo personal en contra mía porque estoy acabando los entrenamientos de arrastres para el arrastre. Habrá que resignarse y resolver el asunto a mi más puro estilo, es decir en plan animal, tirando más fuerte, apretando más los dientes y siendo más cabezota, a ver si se creen las malditas ruedas que pueden más que yo.

Nota mental del día: Cuanto más viejo me hago...más me cuesta mirar hacia arriba.

Sí, ya lo sé, no tiene ningún sentido ni viene al caso, pero es que no se me ocurría nada y tiene su punto trascendental, si te pones a analizarlo.

Contacto

CONQUISTAR LO INÚTIL kiketrull@gmail.com