DE QUÉ VA ESTO

20.05.2015 00:00

Voy a intentar resumir cómo es la YAU para que os hagáis un esquema mental del infierno/paraíso en el que me he metido (yo aún no debo ser del todo consciente porque no me sudan las manos de pensar en ello...todo llegará).

Para empezar haceos a la idea de que es el equivalente a ir desde Valencia a cualquier punto del pirineo de Huesca, pongamos Benasque, por ejemplo, pero en el coche de San Fernando (un ratito a pie y otro andando, como ya es sabido).

La carrera, como su nombre indica, se celebra "al caloret" del mes de febrero en el territorio del Yukón, al oeste de Canadá, frontera con Alaska; allí donde a un "puñao" de locos les dio por ir a buscar oro como posesos allá por el siglo XIX (...si es que hay cada tarao por ahí...¿verdad?), y discurre a lo largo del río que da nombre a la región.

La salida se da en la "ciudad"de Whitehorse (a ver...ciudaaad...ciudaaad...son cuatro casas pero tiene hasta aeropuerto) , que además será la sede central del evento. Desde aquí se parte hacia el norte (de menos fresquito a más) siguiendo, más o menos, el curso del río. 

Hasta aproximadamente el km 175 de la prueba, en Braeburn Logde, un bar de carretera de la Klondique Highway , no volveré a ver vestigios de civilización. Este sitio es famoso en la región porque el dueño es bastante peculiar y preparan unos bocatas gigantes, además de lo bollos de canela más grandes del mundo.

El segundo punto habitado que encontraré está sobre el km 300 de carrera y se trata de la "ciudad" de Carmakcs (tiene sólo tres casas pero en esta zona a partir de dos ya lo llaman ciudad). En este sitio podré dormir en un pabellón deportivo y hasta ducharme

El último punto civilizado por el que pasa la carrera, y en el que también finaliza la prueba, después de pegarte un "paseíto"  de 100 km hasta una granja y volver, es el pueblo  de Pelly Crossing (este ya sólo debe tener dos casas). 

Entre estos sitios los puntos de control de paso obligatorio consistenten en una tienda donde sobreviven un médico y dos voluntarios, que habrán sido depositados en helicóptero unos días antes. Cabe decir que la tienda es para ellos, yo tendré que dormir en la p.....a calle.

Tooooodo lo que hay en medio es un mar interminable de bosques, tundra, lagos helados (creo que 65 se cruzan en total), auroras boreales, oscuridad casi total y lobos "a patás". El terreno, aunque algunos creen que es llano, es bastante accidentado ya que se trata de un río que va serpenteando entre montañas, y aunque no se suba a gran altitud, el desnivel acumulado resultante quita el hipo al más plantado. De hecho, lo más llano que se recorre son las superficies de los lagos que nos van apareciendo a lo largo del curso del río, que además también son los puntos más fríos del recorrido.

En fin, un auténtico difrute y verdadera aventura que estoy realmente ansioso por acometer conmigo mismo o en solitario, siempre en fila de a uno, como debe ser en estos menesteres.

A ver si allí, de noche, sólo, en oscuridad absoluta, y totalmente rodeado de lobos, tengo huevos de seguir aullando a la luna...ya os lo contaré.

Contacto

CONQUISTAR LO INÚTIL kiketrull@gmail.com