¿DE PAPEL, DE MADERA O DE LADRILLO?

22.12.2014 00:00

Pues eso, cual los tres cerditos, decidiendo sobre la casita que llevaré a la Yukon Artic Ultra. Y es que en el listado de material obligatorio se incluye funda de vivac o tienda. En realidad la tienda sólo la usaré en caso de tempestad o temperaturas extremadamente bajas, porque el régimen de sueño va a estar un poco alterado durante la carrera, o sea, que dormiré cuando no pueda caminar más y nada más abrir los ojos seguiré caminando aunque sólo haya pasado una hora.

Con la tienda pasa lo mismo que con otros materiales. Por un lado tenemos cosas bastante confortables (dentro de lo que cabe, por supuesto) como una tienda amplia en la que poder incluso cocinar dentro, pero que tienen un peso mayor, o cosas muy ligeras como una funda de vivac, pero que son tan confortables como dormir dentro de una babosa.

La funda de vivac es muy ligera, por lo general menos de 1 kg., y tiene como ventaja la sencillez de uso, nos metemos dentro y punto. El principal problema que le veo a una funda de vivac es que, por muy transpirable que sea la fibra que la compone, siempre acaba empapada por la cara interior debido a la humedad que desprendemos mientras estamos dentro, y corremos el rieso de que se acabe mojando el saco de plumas, lo que implica que éste pierda gran parte de sus cualidades como aislante térmico y pasemos a formar parte de la tribu de los pies negros por derecho propio, o algo peor.

La tienda puede llegar a ser realmente confortable, en su interior se llegan a alcanzar temperaturas próximas a los 0ºC lo que, cuando fuera estás por debajo de -30ºC, es una temperatura casi tropical. Si encima cocinamos dentro ya es como tener calefacción. El problema de las tiendas es doble, por un lado hay que montarla, y por muy sencillo que sea su montaje cuando uno está muerto de cansancio, sueño, hambre, sed  frío, o todo a la vez, te toca soberanamente el hilo musical de los testículos el tener que hacerlo. Si a esto le sumamos que suelen tener un peso superior a 1,5 kg., que aunque no parezca gran cosa, cuando tienes que arrastrarlo 500 km, es como para pensárselo.

Finalmente, como siempre, tenemos la opción intermedia. Una tienda tan ligera como una funda de vivac (apenas 900 gr.) o una funda de vivac "amplia" como una tienda pequeña en la que cabe justita una persona.

Y así si viene el lobo a soplar...qué narices, como aparezca un lobo me veo durmiendo en la copa un pino.

 

Contacto

CONQUISTAR LO INÚTIL kiketrull@gmail.com