CON ESTAS MANITAS...

04.03.2015 00:00

Uno de los puntos débiles de las actividades en frío extremo son las extremidades, y en concreto las manos, que siempre solemos exponer más a menudo ante la necesidad de manipular diversos objetos. Para protegerlas, el principio será el mismo que para abrigar el resto del cuerpo, la vestimenta por capas. Una primera capa interior lo más pegada a la piel posible y que transpire adecuadamente, una segunda capa que abrigue y retenga el calor corporal y una tercera capa que nos aísle del viento, la nieve o la lluvia.

Cuando me preguntan sobre este tema siempre respondo que los dedos están sobrevalorados, y que en mi opinión tenemos de sobra. Tampoco significa que me apetezca perder alguno, pero vamos, que no me quita el sueño. Además, para poder seguir en carrera tendré que evitar las congelaciones ya que la organización te elimina al más mínimo síntoma (aguafiestas...).
 
Aquí os presento mi apuesta para la YAU...me juego los dedos a que me funciona!
 
Un guante de seda como primera capa, ajustado, altamente transpirable, de secado rápido y que permite un tacto tan bueno que no hace falta quitárselo en ningún momento. En determinados momentos, dependiendo de la temperatura y velocidad del viento, unos pocos segundos de exposición directa de las manos puede provocar congelaciones o favorecerlas a posteriori. Este guante puede marcar la diferencia.
Un guante de forro polar como capa intermedia que permita una buena transpiración y un refuerzo en cuanto a la retención de calor corporal. En caso de subir la temperatura, será el primer guante que eliminaremos de la ecuación.
 
Una manopla de plumas como tercera capa, con un tejido exterior impermeable-transpirable que, además de protegernos a nosotros de los elementos, mantenga la pluma siempre seca, ya que si ésta se moja no aisla una m...r...da. 
 
Bueno, pues esto ha sido todo en lo que a las manos se refiere porque el "resto de extremidades" son otro cantar y de eso hablaré otro día. Y lo dicho, pensad que la mayor parte de la gente escribe al teclado con un dedo de cada mano, se urga la nariz con sólo un dedito y expresa su descontento por algo utilizando únicamente el dedo anular, así que más argumentos a favor de que tampoco necesitamos tantos dedos, ¿no?
 
Pensamiento del día: mucha gente me dice que estoy como una p.....a cabra. Personalmente creo que es una de mis mejores cualidades
 

Contacto

CONQUISTAR LO INÚTIL kiketrull@gmail.com