BLOGERO AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS

07.01.2016 00:00

Pues eso, cada día más inquieto. Sobre todo por las cosas que aún me queda por resolver, que son cada vez menos, pero son.

Estoy hasta el moño de arrastrar ruedas, y las ruedas están hasta el moño de mí. Por lo menos he conseguido volver a levantarme a las 4:30 a entrenar, que si no luego me toca entrenar por la tarde, y a partir de ahora lo tendré más difícil porque, si mi vida era "sencillita" últimamente, ahora me he embarcado en otra historia sin haber acabado la que llevo entre manos. Así que esta tarde, a entrenar Uechi Riu, que es un tipo de kárate en el que sales cubierto de moratones cada vez que entrenas, o por lo menos eso me han dicho. Todo ello de la mano de mi sensei José Patricio, el mejor sensei al sur del Llobregat. Yo, por si acaso, ya he dicho que a mí no se me pone una mano encima hasta que vuelva de Canadá, que como me rompa a un par de semanas de irme, me pego un tiro para no verme sufrir.

En otro orden de cosas, ya he recibido los "overboots", que son unas botas que van encima de las botas para evitar que las primeras se mojen. Puede parecer una redundancia, pero parece ser que son bastante prácticas para no entrar en la tribu de los pies negros por congelación. En realidad se parecen los peúcos de un astronauta y seguramente me servirán también cuando me vaya a cruzar la Antártida...huy!...se me ha escapado. No he dicho nada, olvidado.

Aquí os pongo una foto de los artefactos

El único inconveniente que les veo, aparte del peso, es que sueltan una peste a caucho que tira de espaldas. 

Pues nada, que los días para preparar las cosas se acaban y esto está cada vez más cerca. Veo los perfiles de feisbuc de la gente que va a participar y me pregunto qué hace un pelagatos como yo entre esta tropa de terminators. Todos entrenando por sitios alucinantes, y yo, que no salgo de la Sierra Calderona, "cagüentó". Bueno, sí que he salido de la Calderona, el otro día me subí con las ruedas a Les Rodanes, saliendo desde  L´Eliana. Para el que no conozca estas subidas son de las que, cuando se hacen en bici, hay que andar con ojete para que no se te levante.......para que no se te levante la rueda de delante de la bici (mal pensados). Lo gracioso, una vez arriba, fue la bajada. En este caso la hice corriendo, dejando "aluciflipados y constupefactos" a todos los que subían en ese momento y se cruzaban conmigo. Me miraban con cara de decir "qué pedazo de animal". Eso sí, yo "pecho palomo" y cabeza bien alta. Lo que la gente no sabía, es que corría para que no me alcanzasen las ruedas, que con tanta pendiente se me venían encima.

En fín, que estoy "mu acojonao". Seguiremos informando desde Barrio Sésamo.

Contacto

CONQUISTAR LO INÚTIL kiketrull@gmail.com